23 julio 2015
23 julio 2015,
 2

Hay varios puntos respecto de los efectos que la gratuidad tendrá en nuestro sistema universitario, y en la Universidad de Chile, que conviene revisar antes de sacar conclusiones un tanto apresuradas que hemos leído en diferentes medios y grupos.

Por una parte, es necesario que todos compartamos alguna información de base, como el hecho de que todos los estudiantes de Primer y Segundo Quintiles Socioeconómicos tienen actualmente becas completas de arancel. La mayoría son becas estatales, que se acompañan de una beca de alimentación entregada por JUNAEB. Así, un estudiante típico que obtiene el puntaje necesario para estudiar en Beauchef, por ejemplo, y ha sido evaluado en  alguno de los dos primeros quintiles (quiere decir que el ingreso per capita de su hogar es inferior a $125.558.-), contará de seguro con una beca ya sea Estatal o de la Universidad de Chile que pagará su arancel ($4.817.400.- anuales), matrícula ($122.200.-) y obtendrá además su Tarjeta Nacional Estudiantil para viajar en el transporte público a precios rebajados y su Beca de Alimentación JUNAEB para la Educación Superior (BAES, equivalente a $32.000.- mensuales este año). Casi siempre, este último beneficio se asocia a la Beca de Mantención para la Educación Superior (BMES, $18.500.- mensuales). De no obtener estas ayudas, los alumnos pueden obtener la Beca Presidente de la República, que es de $27.186.- mensuales).

Así, prácticamente la totalidad de los alumnos más pobres de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (que son el 17,33% de los estudiantes de la misma) tienen cubierto su arancel, y un monto de dinero que les permite asumir los gastos mínimos de su vida de estudiantes. Concretamente, la gratuidad para estos estudiantes significará mantener la situación actual, y no es casual que estos muchachos opten por nuestra Facultad y por nuestra Universidad.

El gran cambio que veremos con la implementación de la gratuidad, ocurrirá en el Tercer Quintil, definido por un ingreso per capita de entre $125.559.- y  $193.104.- Los estudiantes provenientes de este quintil tienen más dificultades para acceder a las becas de arancel, y eventualmente postulan y obtienen solamente la ayuda del Crédito Enlace o del Fondo Solidario de nuestra Universidad. También, estos alumnos no siempre acceden a las becas JUNAEB, lo que los obliga a postular a beneficios de la Universidad, como la beca PAE (que se otorga en tres montos diferentes, de $45.000.-, $55.000.- o $65.000.- mensuales), beca de alimentación interna (vales para el casino de la Facultad), y otras ayudas, incluyendo la beca Presidente de la República. Una cantidad importante de estos estudiantes obtendrá la gratuidad cuando esta se implemente, y de acuerdo a todas las previsiones, este es el grupo que más crecerá a raíz de esta medida.

Son estos, jóvenes que con sus familias deben tomar año a año decisiones muy difíciles: cuál de los hermanos estudia en la Educación Superior, por cuántos años se podrá hacer ese esfuerzo, podrá estudiar y trabajar al mismo tiempo. En el caso de estudiantes que provienen de otra región que aquella donde estudian, hay que considerar muchos gastos adicionales como comidas, traslados interregionales, alojamiento, lavado de ropa y otros. Y esos son gastos que la gratuidad no cubrirá.

La Fundación Moisés Mellado – Red de Beauchefianos Solidarios, viene entregando ayudas de mantención en la FCFM desde el año 1999, y  ya son más de 1000 personas que han sido beneficiadas gracias al aporte desinteresados de los ex alumnos de la misma Facultad. Este sistema permite entregar más de 300 becas mensuales de mantención por montos que van de los $28.000.- a $80.000.-. Estos montos, que parecen irrisorios, en realidad son un grano de arena para lo que nosotros llamamos “emparejar la cancha”: que un estudiante pueda, igual que sus compañeros, pagar su conexión a internet, sacar fotocopias de ejercicios para estudiar, o algo tan propio de los jóvenes como compartir una cerveza un viernes por la tarde. Recordemos que la vida social es parte fundamental de la vida universitaria, y es el modo como constituimos las redes de contactos que usaremos en la vida profesional. Por eso la gratuidad, lejos de hacer nuestra labor innecesaria, la hará más urgente, y probablemente requerirá de nosotros duplicar los esfuerzos para que se haga realidad el sueño de muchos jóvenes que hoy no se atreven siquiera a soñar con estudiar en la Universidad de Chile.

Junto con este tema, el de las consecuencias que tendrá la gratuidad en nuestra Universidad y en nuestra Fundación Mellado, es sano reivindicar el que el gobierno haya decidido implementar esta medida en forma exclusiva para las Universidades del CRUCh. No solo estamos de acuerdo con esto, sino que además creemos que debiera “cerrarse” para siempre a las Universidades cuya propiedad es del Estado de Chile, pues ellas son el instrumento de sus políticas en materia de ciencia, transferencia tecnológica, formación de Recursos Humanos, etc. Es más, esta discusión sobre a quiénes beneficiará la gratuidad puede ser la instancia adecuada para que nos preguntemos seriamente si ese rol que la Universidad de Chile tiene en forma preferente, no implica también una injerencia mucho más directa del Estado en su gobierno y en sus políticas de desarrollo.

Paulette Iribarne Friedmann, gerenta Fundación Mellado

Documento de discusión 15/07/15

2 responses on “Gratuidad: ¿Ahora todos podemos estudiar en la Universidad?

  1. Jose dice:

    ¿Si ya obtuve la gratuidad puedo renovar la beca presidente de la republica? ¿Se pueden tener ambas? Gracias.

Responder a Paulette Iribarne Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>